LECTURAS DE CUARENTENA

Updated: Nov 7





En los tiempos que corren parece que estamos perdiendo la ilusión en muchos aspectos, pero no podemos dejar que nos arrastre la tristeza y tenemos que seguir apostando por la cultura, aunque haya que reinventarse. Por eso, si pensamos en qué podemos ofrecer a nuestros peques para que sigan soñando e imaginando de una manera segura…


¿Qué mejor plan hay que optar por la lectura?


En primer lugar, leer abre horizontes porque nos (a nuestros hijos/as y a nosotros/as mismos/as) permite descubrir nuevas historias, nuevos mundos y transportarnos a lugares y épocas lejanas sin salir de la comodidad de nuestros hogares. Con la cangreja Zoe, por ejemplo, podemos visualizarnos en una maravillosa playa repleta de naturaleza y fauna variada y relajarnos con el sonido del mar mientras leemos y pasamos sus páginas con emoción. Además, aunque sus ilustraciones nos dan una idea del paisaje en el que vive esta adorable cangrejita, siempre podemos idear juegos para que nuestros peques desarrollen su imaginación e ideen nuevos escenarios para las aventuras que se cuentan en los libros y para que estas sirvan de base para nuevos relatos en los que Zoe y sus amigos sean los protagonistas.


Además, el poder de la lectura no termina ahí, ya que esta fomenta el aprendizaje de vocabulario, la adquisición de expresiones y frases hechas, de una gramática más estructurada, una ortografía más depurada y el descubrimiento de que existe un estilo literario propio de cada autor.


¿Quién sabe si gracias a estos hábitos desde la infancia ayudamos a despertar al literato interior que cada persona lleva dentro?


Por su parte, Zoe combina perfectamente todas las cualidades anteriormente descritas y ayuda a que los niños y niñas puedan conocer diferentes situaciones y palabras que despierten su curiosidad y ganas de seguir leyendo y aprendiendo. Supone una forma de separarse de las pantallas, los videojuegos y la televisión para ahondar más en el mundo interior de cada uno, profundizando a la vez en las relaciones interpersonales más directas.


Asimismo, algunos personajes presentan personalidades en las que podemos vernos reflejados/as, pueden hacernos comprender que no estamos solos, que las diferencias no nos hacen extraños sino especiales. Es decir, promueven la inclusión y ayudan a los niños y niñas a desarrollar su propia forma de ser o reafirmar algunas características que ya sabían que poseían, pero que quizás les daba miedo mostrar.


¿Acaso no es cierto que todos tenemos un personaje favorito con el que jugaríamos sin pensárnoslo ni un segundo o del que creemos que se han inspirado en nosotros para diseñarlo?


Bueno, o puede que sintamos que tenemos un pedacito de cada personaje en nuestro interior. Leyendo ayudamos a nuestros hijos/as a conocerse mejor y a mejorar su autoestima. También conseguimos que conozcan a personas distintas que son fuente de inspiración, trabajamos la tolerancia así como la diversidad.


A su vez, no podemos olvidarnos de que una de las oportunidades más bonitas que nos ha dado el confinamiento y la pandemia, en general, es la posibilidad de pasar más tiempo con nuestra familia, dedicarnos más tiempo a nosotros/as mismos/as y a nuestros seres queridos. Por ello, ¿por qué no fortalecer los vínculos familiares a través de la lectura? Si abrimos el libro o lo exploramos digitalmente y dividimos los párrafos, tanto nuestros peques como nosotros podemos leerlos en voz alta y vivirlos como si estuvieran pasando ante nuestros ojos. Es decir, establecer turnos para que tantos ellos como nosotros/as podamos disfrutar de la historia. De hecho, una muy buena idea sería llevar estos textos a otro nivel y realizar teatros caseros en los que cada uno elige a su personaje predilecto, se disfraza para la ocasión e interpreta las distintas escenas.


Este tipo de actividades fomentan una vez más la imaginación, ayudan a perder el miedo a hablar en público, despiertan intereses culturales que quizás estaban dormidos y generan una emoción inexplicable cuando se presenta el resultado final. Esto es, partiendo de un texto podemos llegar a sumergirnos en un mundo de fantasía que termina siendo muy real, pues lo hemos terminado plasmando en nuestros lugares cotidianos: el salón de casa, la cocina, la habitación, etc. Además, en este proceso hay una toma de decisiones: qué escenas representar, qué ropa utilizar, quién es quién en la historia, qué música de fondo reproducir, etc. que también ayudan al desarrollo de una mayor autonomía y supone un proceso en el que acompañamos a los peques a enfrentarse a decisiones sencillas que poco a poco irán ganando importancia en su día a día.


En resumen, todo esto que se ha descrito anteriormente se puede construir gracias a libros como los de la cangreja Zoe en los que también aparece un concepto clave como la amistad. Como veis, ¡hay un sinfín de posibilidades!

©2020 by Lucia Matuonto